En 1940 Don Emiliano Infantes Martín, junto a sus hijos Manuel, Eugenio y Ramón Infantes Sánchez-Cano fue cuando plantaron los primeros viñedos en Villacañas, un pequeño pueblo de la provincia de TOLEDO, situado dentro de la Denominación de Origen La Mancha en España. El mismo año empezaron a construir su primera bodega.

Estos primeros viñedos procedían de uvas autóctonas, tales como Tinto Fino –así se conocía entonces a la variedad Tempranillo– así como Garnacha, Macabeo –o Viura– y Airén, cepas con casi 80 años de antigüedad en la actualidad, que aún se siguen conservando y cuidando por su enorme valor enológico.

En 1985 Ramón Infantes, junto a sus hijos Juan Ramón, Francisco Javier y Luis Fernando Infantes Cruza, fueron pioneros importando y plantando reconocidas cepas internacionales tales como Cabernet Sauvignon, Syrah, Merlot, Sauvignon Blanc, Chardonnay, etc.

Gracias al enorme crecimiento, tanto en términos cualitativos como cuantitativos, es en 2011 cuando los tres hijos de Don Ramón Infantes deciden crear la nueva y moderna bodega denominada FAMILIA INFANTES, tal y como se conoce a día de hoy, implantando la tecnología más moderna con el objetivo de hacer buenos graneles y vino embotellado de gran calidad destinado a mercados nacionales e internacionales.

Así, son hoy en día la tercera generación, transmitiendo a la vez a sus hijos, la pasión con la que empezó la familia vinculada al vino desde hace 80 años.

Muchas cosas han cambiado desde entonces, las variedades de la uva, su calidad, los medios para producir el vino, las elaboraciones, etc. Pero pese a estos grandes cambios se puede afirmar con orgullo que desde entonces la familia ha sabido mantener intactas sus virtudes más esenciales: la ilusión y la pasión con la que todos trabajan para seguir elaborando y exportando al mundo la gran esencia de su tierra, de sus raíces y de toda una vida.

 

No te quedes sin sentirlo. Esta es también tu familia. Esta es también tu casa.